lunes, 6 de julio de 2009

Sueños postergados 2

Como llegó la hora de cumplir mis sueños, me di a la tarea de anotarlos para llevarlos conmigo todo el tiempo, de manera que el universo, los ángeles y mi cerebro conspiraran para que los hiciera realidad. El ejercicio fue bonito, lo está siendo, aunque por los acontecimientos de los últimos días, varios de ellos tuvieron un punto de encuentro que no me sorprendió. Claro, ese punto de encuentro fue mi sueño, durante muchos años, y hoy, con un poco más de experiencia regreso, para seguir sembrando.

Y si, estoy empeñada en sembrar, en dar. Y es extraño, un poco, porque de tanto dar, pensé que me había quedado vacía. Pero aquí estoy, tratando de imaginar el cómo será, el cuándo, el dónde... y tengo la fe y la esperanza puesta en ese momento postergado tantísimo tiempo...

Sólo sé que si la vida es justa, tendré la oportunidad de vivir ese momento, así no sea más que un momento. Solo espero que cuando tenga que llorar, me acuerde de lo feliz que fui un día.

Pero ahora, es el tiempo de sonreir.

1 comentario:

  1. Muy buena esa nueva actitud. Te traerá suerte, ya verás.
    A mí me encanta hacer ese tipo de ejercicios de anotar mis sueños y proyectos a cumplir en el año y a medida que los voy cumpliendo tachando de la lista y luego hacer un balance en diciembre. Creo que son los sueños y las ilusiones las que nos mantienen vivas y felices.

    Un beso grande!

    Lolita

    ResponderEliminar