miércoles, 1 de julio de 2009

Reconstruyendo el puente

Foto por Artur Coral-Folleco

Debo decirte que desde hace varios meses estás en la recurrencia de mis sueños. Al principio era vaga tu presencia, eras, en medio de la fantasía onírica, tan solo un momento, como una aparición que me dejaba la sensación de que algo estaba pasando en tí. El año pasado, por ejemplo, las apariciones me dejaron un mal sabor, y pensé que algo te sucedía. Por eso te busqué, arriesgándome a que no quisieras dejar que te encontrara. Pero me lo permitiste. Desde hace unas semanas, tu presencia se hace más clara en mis sueños. Ya el sueño tiene imagen y la imagen tiene voz.

Y entonces, confieso, estoy entregada a la tarea de reconstruir el puente que los años, los kilómetros y los silencios dejaron caer, porque estoy empeñada, y lo digo en serio, en salvar este tremendo abismo que ha surgido entre los dos.
Un puente ...
... que salve la distancia entre los dos.
... para que puedas cruzar a este lado y encontrarte.
... para que sepas que no estás solo.
... que te recuerde tu adolescencia, y te haga sentir joven y renovado
Un puente por el que sé que pasarás muchas veces, y siempre encontrarás a alguien nuevo, que se inventa todos los días para tí. Pero sobre todo, un puente capaz de resistir todos los sentimientos encontrados que guardaste esta semana en ese bolsillo que está cerquita de mi corazón.

Irremediablemente, la niña que dejaste hace unos años... está al cruzar el puente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario