sábado, 9 de mayo de 2009

Buscando un sueño para perseguir.

Por favor, que alguien me explique a dónde se fueron todos los sueños.

Hoy estoy tremendamente preocupada por mí, porque me descubri "sin sueños". Suena raro, tal vez, pero es que, sencillamente, es así como me siento. "Sin sueños". ¿Es normal?
¿Debo cambiarle el nombre al Blog?

Tengo 31 años. Me siento joven. Estoy pasando, así cueste reconocerlo, por un momento difícil en mi vida. Tengo una separación a cuestas, y una personita que depende en la mayoría de los sentidos, por no decir que en todos, de mí. Trato de ser fuerte con todo esto, y a decir verdad, en mi interior, siento una pasmosa tranquilidad, que a ratos, me asusta. Me dicen que estoy en proceso, eso que llaman duelo, y que en algún momento todo estallará y vendrán las lágrimas. Es posible que así sea, porque soy de lágrima floja... lo más doloroso en este proceso, ha sido conocer a quien fue mi amor. Ya sé, dicen que "uno sabe con quien se casa, pero no de quien se divorcia" Pero esto ha sido lo más duro... sentir, percibir la mala leche en todas las formas posibles es a todas luces lo peor. En fin. Duele tanto que asusta, y en verdad, Asusta.

Bien. Siguiendo con la historia, hace 10 años tenía claras muchas cosas, muchos sueños... y hoy se me ocurre que ya estoy perdiendo la lucidez, porque en serio, si la felicidad está en perseguir y alcanzar los sueños, en realizarlos, entonces... ¡Estoy condenada a la infelicidad!

¿Es normal que los sueños se queden en el camino?

Por eso, y consciente del problema, estoy buscando un sueño para perseguir. Tal vez sea una puerta para abrir, en medio de esta oscuridad. Tal vez solo suene bonito. No sé.

A dónde fueron a parar los sueños!

2 comentarios:

  1. NinnaGirasol:
    Venía a agradecerle su ecuanimidad, su buena leche, su prudencia, su claridad de mente y su generosidad de espíritu, además de sus buenos deseos para Lolita y para mí.
    Como si estuviera viviendo entre nosotros, viéndonos a cada instante, creo que es una de las pocas personas que describió lo que nos sucede, tal como nos sucede. Yo estoy peor, creo. No se me va la presión en el pecho y me talara el seso el recuerdo de lo que hice, tratando de comprender por qué lo hice o, más profundo aún: para qué lo hice.
    Pero bueno, venía para agradecerle y me encuentro con este post y entonces -además de comprender-, debo agradecerle el doble.
    ¿Por qué?
    Porque pasando por lo que está pasando, es capaz usted de depositar en otros lo mejor de sí, aunque usted la esté pasando de lo peor.
    Mi gratitud para usted, y mi respeto,
    No sé por cuánto tiempo seremos sus seguidores. Si es por su deseo, espero que sea por mucho tiempo. Usted nos dio una idea para sostener esta situación, pese a la distancia, hasta que volvamos a vernos. Ya la verá.
    Gracias otra vez,

    El Profesor

    ResponderEliminar
  2. Loli y Profe: Espero seguir en contacto con ustedes. Un beso.

    ResponderEliminar