martes, 30 de septiembre de 2008

Mis fantasmas y tu

Desde hace algún tiempo me visitan los fantasmas, esos viejos fantasmas que pensé se habían quedado contigo en ese pedazo de tiempo y espacio que nunca terminé de vivir, o en ese libro que jamás leí o en el verso que se quedó inconcluso... como tu. Aún no hablo con ellos y no sé si vienen de paso, o si, como tú, aparecieron nuevamente y para quedarse... llevo varias noches soñando contigo... y, tal como a los fantasmas, no puedo buscarte para saber si acaso, estás bien...

Ellos se te parecen.

Aunque suelen ir y volver, indudablemente siempre "están". Y cuando el estar no es físico (físico ¿?), la añoranza es tan fuerte, que, parafraseando a un amigo, "hasta las suelas de mis zapatos" los echan de menos.


Se te parecen tanto tanto, pero tanto.... que ahora que lo pienso, "visitar" no es el verbo.


Al fin y al cabo, tu y ellos hacen parte de mi vida
* Para el Ser ... de todos los siempres

No hay comentarios:

Publicar un comentario